Estimulación temprana

De los 0 a los 6 años es una etapa crucial, en la que el niño vive no solo un periodo importante de desarrollo físico sino que está en juego la formación de su estructura psíquica, el nacimiento de la inteligencia, el desarrollo neurológico…

 

También se produce en este momento el desarrollo de la personalidad, que incluye sus futuras capacidades y limitaciones. La estimulación temprana contribuye al desarrollo adecuado y positivo del niño. Dependiendo de lo que suceda en esos primeros años el niño desarrollará una estructura u otra, y esa estructura personal le servirá para afrontar su día a día, por eso es tan importante supervisar esta etapa. Con la estimulación temprana lo que se intenta es aprovechar las capacidades de aprendizaje y adaptabilidad del cerebro en beneficio del bebé. La permeabilidad, la capacidad de respuesta y desarrollo de capacidades es más alta que en ninguna otra etapa de la vida. La estimulación potencia el desarrollo motriz, cognitivo, social y emocional, y además contribuye a desarrollar las capacidades, predisposición y el ritmo del bebé.

 

estimulacion temprana

Un psicólogo especializado en atención o estimulación temprana es el profesional que valora las diferentes áreas del desarrollo del bebé, y determina cuales están dentro de los parámetros deseables para su edad. El profesional sabrá cuándo y cómo estimular las necesidades de cada niño según la etapa en la que se encuentre.

 

Tres consejos para la estimulación temprana de tu bebé

1. Lo más importante no son las actividades y juegos que realices con tu bebé, sino cómo lo viváis, la idea es que sea gratificante para los dos.

2. Cada niño tiene su ritmo, es aconsejable respetar el tiempo de respuesta de cada uno.

3. Cuéntale un cuento o una historia a tu hijo, pero no te limites a leer, trata de transmitirle emociones, sensaciones, sonidos…