Solamente se puede enseñar lo que se desea aprender.

Lo demás son otras cosas…

 

niños-colegio

Entre el enseñar y el aprender, esta uno y “su mundo”, su deseo. EntreTEJIENDO.
www.psicologiainfantilalicante.es
Lourdes Patricio.

 

La gran mayoría de nosotros crecimos con “ahí empiezas el cole, ale a estudiar”, muchos padres cuentan “nosotros no tuvimos estas suertes”, ( otras si), si era un aprendizaje significativo o no la gran mayoría de nuestros padres ni lo planteaban. Lo que no salía adelante se repetía y repetía (más practicar, más ejercicios, más copiarlo más veces…), y si aún así no salía adelante la asignatura es que “para eso uno no valía” y si eran un variadito pues “no vales para estudiar”…. Pero a que habéis escuchado alguna vez de vosotros mismos en su dia o de alguien ahora: “este niño aprende lo que quiere” …

Aprender aprendemos todos, es más, nos pasamos toda nuestra vida aprendiendo …

“No aprendo”, “soy despistado”, “no tengo suficiente atención”, “no tengo mucha memora”, “ es que se me da mal…”,  me dicen algunos chicos. Sin embargo dándoles los tiempos y con las herramientas adecuadas resulta que terminamos averiguando que “están en su mundo” y al dar paso a este solemos descubrir que hay una capacidad impresionante para haber recogido, analizado, memorizado, todo lujo de detalles de determinados temas que reconocen les importan, les preocupan, o les ilusionan mucho y a los que prestan una atención excelente. En muchas ocasiones ni siquiera eran conscientes de que les sucedía o cuanto les importaba y cuanto de sus pensamientos ocupaba. Y esto hace más fácil aún la atribución de los resultados académicos a “ser torpe”, “ser tonto”, “ser malo”, “ser incapaz”. Y de igual modo silencioso e inconsciente sucede a menudo que se ha estado cociendo un problema de aprendizaje que de entrada aunque pareciera no había… Eran otras cosas…

Y sucede que al resolver algunas cuestiones se va abriendo espacio para las peticiones del exterior. Y para encontrar un sentido particular a aprender uno eso que ofrece el otro. Encontrar uno el sentido a incorporar eso de fuera a lo de dentro. Porque sin sentido propio no hay aprendizaje significativo. Hay un obedecer sin más, hay un engullir y soltar, hay un ejercicio autómata de repetición, hay un muchas cosas pero no aprendizaje significativo. No un aprendizaje con un sentido que llevar con uno en adelante como bagaje enriquecedor y util.

Entre el enseñar y el aprender anda entretejiendo el deseo del niño, del adolescente, de cualquier persona y “su mundo”.